lunes, 5 de octubre de 2015

Gofres

¡Por fin! Por fin llego la calma, la tranquilidad, la ansiada rutina y ya se acabo el frenesí del verano. Qué ganas tenía de las tardes de juegos, juegos de mesa, pelis y meriendas, mmmm gochadinas para todos.

Este verano compré la sandwichera Tristar SA-2151, porque me parecía una buena opción al traer placas intercambiables para sándwiches, gofres y plancha. La verdad es que estoy contenta con ella, ya que las placas se desmontan muy fácil, pero de momento no la tengo tan usada como para recomendarla, más adelante os diré. Ayer por fin la estrené como gofrera, con bastante miedo, ya que tenía otra gofrera de Lidl muy mona con formas de animales, pero no hay color, los otros cuesta muchísimo el hacer la forma y no quedan del todo bien. La forma es muy difícil hacerla y quedaban demasiado finos, Aquí os pongo una imagen de cómo salieron aquella vez.
  
Vamos a por la receta, es para muy pocos gofres, a mi me salieron 5 justitos. Vamos al lío.

Igredientes: 
1  huevo
160 g de leche (un vaso mediado)
2 cucharadas de aceite de girasol
2 cuchadas de azúcar moreno
130 g de harina de repostería (si es harina normal, añadir 1/2 cucharadita de levadura química)
1/2 cucharadita de bicarbonato
1 pizca de sal
Mantequilla para engrasar la gofrera

Empezamos:
 1 Batimos bien el huevo con la leche y el aceite.
 2 Añadimos el azúcar y la sal, cuando este bien integrada, incorporamos la harina tamizada y el bicarbonato.
 3 Untamos con una brocha de repostería la gofrera con mantequilla.
 4 Llenamos el compartimento del gofre con la masa y cuando este doradito lo sacamos. Volver a untar de mantequilla.

Yo me decanté por acompañarlos de nata montada y de caramelo líquido.




No hay comentarios:

Publicar un comentario